Recibidor perfecto, 6 consejos para conseguirlo

¿Cuál es la habitación más importante de la casa? La verdad, es que no hay una respuesta para esta pregunta, ya que cada uno tenemos una estancia preferida.

Pero ahora, hagamos otra pregunta diferente; cuál es la primera parte de nuestra casa que ven los demás? En la mayoría de los casos, la entrada.

Hay viviendas en las que se tienen dos puertas y se puede entrar por la que antes se llamaba comúnmente de servicio. También casas en las que se entra directamente en el salón. Pero, como decíamos, en la mayoría de las ocasiones se cuenta con un hall.

¿Le damos la importancia que merece? ¿Nos preocupamos por causar una buena impresión desde el principio?

Veamos los siguientes consejos para conseguir un recibidor perfecto.

6 consejos para un recibidor perfecto

6 consejos para conseguir el recibidor perfecto

La entrada de nuestra vivienda debe ser funcional y a la misma vez estética, puede que nos parezcan términos un tanto contradictorios pero, como veremos a continuación, no lo son.

Pongamos en práctica estos consejos para conseguir un recibidor que ofrezca una primera impresión perfecta:

  1. Color. Lo habitual es que sea un espacio con poca luz, así que apostemos por los colores claros. El blanco nunca falla, pero un gris o beig muy suave también puede ser una excelente opción.
  2. Iluminación. Es bueno contar con una luz más intensa y otra más suave, para dar el ambiente que deseamos a la entrada, dependiendo del momento.
  3. Zapatero. Tener un zapatero en la entrada es un clásico. Pero resulta tan útil, que es bueno incluirlo. Tengamos en cuenta el espacio disponible y elijamos un modelo bonito que no desentone con el estilo de nuestra vivienda.
  4. Espejo. Un espejo moderno nos ayuda a ampliar el espacio, y comprobar que nosotros estamos también perfectos antes de salir.
  5. Decoración. Incluyamos algún objeto decorativo para dar alegría al espacio.
  6. Llaves. Un mueble para guardar las llaves, un cajón en el zapatero…Tengamos en cuenta lo útil que resulta que estén a mano.

Ahora ya tenemos una base para hacer de nuestro recibidor la perfecta primera impresión, a la vez que una estancia práctica y útil para nosotros.