Decoración estilo folk, un clásico que surgió en los 50 y no pasa de moda

El estilo folk

Algunos estilos de decoración, aparecen y desaparecen en muy poco tiempo. Otros, sin embargo, llegan para quedarse a través del tiempo.

Este es el caso de la decoración estilo Folk, que sigue en lo más alto después de décadas en uso.

¿Qué es la decoración estilo Folk?

Decoración estilo folk, un clásico que no pasa de moda

La decoración de estilo Folk, combina elementos de los años 70 con un mobiliario rústico y natural. El resultado que esto proporciona es el de un ambiente bohemio e intemporal.

Aunque los colores tienen una importante presencia, no son tan variados y abundantes como si se tratase de un espacio tropical.

Este estilo, recupera los estampados y telas artesanales de la década de los años 70. Se utilizan multitud de colores, que no suelen ser estridentes ni fluorescentes. La forja forma parte de los muebles y accesorios, también las maderas poco refinadas y con aspecto natural. Los complementos y elementos de la decoración rústicos y setenteros terminan de completar la estancia.

Las paredes también tienen una apariencia campestre. Están pintadas con pinturas de estilo rústico y con colores neutros. Otra opción son las tablas de madera rústica, las paredes de piedra o el ladrillo visto. Los colores vivos y las paredes lisas no encajan con la decoración de estilo folk.

Una de las ventajas de este tipo de decoración, es que se puede conseguir con un bajo presupuesto. Es más, puedes optar por reciclar elementos, comprándolos de segunda mano o incluso recuperándolos de algún familiar o conocido que ya no los quiera.

Los textiles no son lisos, están creados con fibras naturales y suelen tener coloridos estampados con formas geométricas y/o florales. El patchword, las telas artesanales y los tejidos étnicos son los más utilizados.

Las camas, sofás y suelos, tienen cojines repartidos que invitan a la comodidad, descanso y relajación.

Los accesorios, los elementos funcionales, la vajilla… no siguen un patrón, no tienen porqué seguir una línea concreta, pueden combinar estilos, colores y tamaños distintos, mejor estampados y en porcelana. Sí deben aportar color y calidez.

Como puedes ver en estas líneas, darle un estilo Folk a tu hogar es muy sencillo. Con un presupuesto bajo puedes lograr un espacio reconfortante, atrevido y original.

Síguenos, para ver más estilos, noticias y consejos para tu hogar!