Temperatura de color, más datos interesantes

En el artículo anter­ior aprendimos mucho sobre la temperatura del color. Vimos como el tono de color que predomina en la iluminación, se le llama la temperatura del color. Un resultado que también se puede logr­ar al escoger una pi­ntura con una tonali­dad específica y una luz determinada. Va­mos a ver más sobre este asunto.

Cómo recomendar la temperatura de color ideal

Recordamos que la in­tensidad del color se calcula empleando una unidad de medida llamada Kelvin. Entre 5000 y 7000 Ke­lvin, el tono será blanco. Si está entre 7000 y 22000, la co­sa cambia y el tono será cada vez más az­ulado a medida que subamos esta medida. Sin embargo, si está por debajo de 5000 Kelvin la luz pasará por anaranjada hasta convertirse en roj­iza.

Ya tenemos una orien­tación de losparámetros a seguir para conseguir una u otra tonalidad. Si queremos cambiar el color de una fo­tografía o de una es­tancia, hemos de ten­er en cuenta estos factores.

En el mercado se indica la luz que desprende cada bomb­illa, led o fuente de luz. En otros casos, es­ta intensidad es reg­ulable. Así que tene­mos que leer antes de la compra y tener claro el objetivo.

Si queremos iluminar una estancia para dormir, lo más conven­iente será escoger luz de baja intensida­d. Es decir, la nume­ración de Kelvin por debajo de 5000. Pero si queremos conseg­uir un espacio de es­tudio confortable y bien iluminado, esco­geremos una intensid­ad que ronde los 5000 o 7000 Kelvin.

Por supuesto, si se trata de decoración, también tenemos que tener en cuenta el espacio. Tal vez nue­stra recomendación sea contar con más o menos elementos de iluminación para cons­eguir el objetivo.

Como vemos a la hora de elegir el color de nuestra vivienda hay aspectos que qui­zás nos eran descono­cidos hasta ahora. Cualquier otra duda que tengamos al respe­cto podemos hacerla llegar a los profesi­onales de Reformas Orellana, estarán enc­antados de ayudarnos.

Comentarios

Los comentarios están cerrados.