Precio de la vivienda nueva sube en España un 5,9%

La mayoría de nosotros nos hemos dado cuenta de que las casas cada vez son más caras, tanto si queremos alquilar como comprar, como si son de segunda mano o de nueva construcción. Algunos expertos miran con temor este hecho, ya que hace algo más de una década fue el detonante de la mayor crisis económica que había vivido nuestro país en democracia. Ahora hemos conocido que hasta junio el precio de la vivienda nueva ha subido un 5,9%, veamos principalmente por qué tanto.

¿Por qué sube el precio de la vivienda nueva tanto?

Precio de la vivienda nueva

Lo cierto es que la subida del precio de la vivienda nueva no se ha producido por igual en todas las provincias de nuestro país. Por ejemplo, en Barcelona se ha incrementado un 10,6%, siendo la primera vez desde el 2007 que registra una subida anual de dos dígitos. Le siguen en cuanto a crecimiento Madrid con un 8,5% y Palma de Mallorca con un 5,3%.

Estos datos forman parte de un informe de la Sociedad de Tasación, que explica lo siguiente también:

Los precios medios de la vivienda nueva en España suben un 5,9% anual, que se reduce al 2,8% si se elimina la influencia de Madrid y Barcelona, con lo que están en línea con otros factores fundamentales de la economía española. Madrid y Barcelona distorsionan el crecimiento razonable del precio de la vivienda nueva en España. Las variaciones son generalmente de poca entidad en la mayoría de las capitales, con las excepciones de Barcelona y Madrid, que son muy superiores al resto, y podrían acercarse a máximos de 2007 antes de lo previsible según la evolución de ciclos económicos anteriores.

En la actualidad el precio medio de una vivienda en España de 90 metros cuadrados situada en una capital de provincia es de 205.600 euros, en el resto de ciudades españolas el precio medio son 144.500 euros.

La tasadora indica que si el precio de la vivienda crece de acuerdo a los indicadores macroeconómicos, que incluye factores como el turismo y la generación de empleo, ciudades como Palma de Mallorca, Zaragoza y Granada podrían registrar subidas similares a Madrid y Barcelona.