La rehabilitación y la mejora energética puede incrementar hasta un 25% el valor de tu vivienda.

Un reciente estudio realizado por tinsa certify junto con la asociación nacional de empresas de rehabilitación y reforma (anerr), demuestra que cambio como el del envolvente del edificio, incorporación de toldos o renovación de las calderas puede revalorizar las viviendas en hasta un 25% más.

El estudio concluye que la rehabilitación de la vivienda en los aspectos siguientes mejoran considerablemente la valorización de las mismas:

– mejoras en las fachadas: atendiendo a la orientación del edificio, para mejorar su aislamiento.
– incorporación de persianas y toldos: para reducir la incidencia de la luz solar
– mejora de las instalaciones térmicas.

– mejora de las instalaciones eléctricas: detección de presencia o sistemas de regulación de la iluminación.

– mejora de la instalación hidráulica: mediante el control de consumo.
– instalación domótica: para el control de la climatización, medición de consumos, iluminación y monitorización del edificio.
Sin duda un estudio que nos demuestra que una un inversión en la rehabilitación de nuestra vivienda, puede mejorar ostensiblemente el valor de la misma para una futura venta, además de la ventajas obtenidas en el bienestar diario.