Estilo Wabi Sabi, las claves de esta decoración

En los últimos tiempos, se ha puesto muy de moda el estilo Wabi Sabi. Como puedes deducir por su nombre, este estilo proviene de oriente y su esencia se deja sentir en cada uno de sus detalles.

En las siguientes líneas descubrirás más sobre esta nueva tendencia decorativa, que puede dar un nuevo aire a tu hogar.

Claves del estilo Wabi Sabi

Toma nota de las siguientes claves, para renovar tu hogar en el estilo Wabi Sabi.

  • Minimalismo Oriental. Se trata de un estilo japonés, que apuesta por el minimalismo y que está muy influenciado por el Feng Shui o el pensamiento Zen. Debes tener en cuenta que el término Wabi, en japonés, significa sensación de sencillez y sobriedad, así como Sabi se traduce como antiguo, pero transmite la idea de algo que ha envejecido bien a lo largo de los años.
  • Orden. El orden en este estilo es primordial. Como ya hemos comentado, está muy influenciado en el Feng Shui, por lo que todo debe tener un sitio y ocuparlo. Las estancias deben transmitir paz y la colocación de los elementos que haya en ella debe colaborar a eso.
  • Sin líneas puras. El orden se transmite a través de la asimetría. El Wabi Sabi apuesta por líneas irregulares.
  • Naturaleza. La naturaleza es un elemento que debe estar presente en la decoración. Es necesario integrar este tipo de detalles a través de los objetos decorativos, de los estampados haya en la estancia y colocando plantas de forma estratégica. Utiliza materiales como el barro, el bambú, el papel o la madera.
  • Colores. Los colores de la decoración Wabi Sabi deben recordar a la naturaleza para transmitir paz. El blanco debe ser el protagonista, combinado con colores tierra, verdes o grises.
  • Piezas antiguas. Para mantener la esencia de este estilo decorativo, deberemos contar con algunas piezas antiguas. A diferencia de en otras tendencias decorativas, estas piezas deben estar en perfecto estado. Elige con cuidado estos elementos e introduce algunos en distintas estancias de la casa, siempre sin sobrecargar el ambiente.

Ahora ya tienes las nociones básicas para poner en práctica este estilo. ¿Te animarás a apostar por él?