Estilo industrial, una alternativa muy interesante

Las nuevas tendencias en decoración pueden resultar tan sorprendentes como acogedoras. Es el caso del estilo industrial. Pocos se hubieran imaginado que algo así pudiese resultar atractivo y, sin embargo, hoy es tendencia. Te explicaremos a continuación en qué consiste este estilo y lo que debes tener en cuenta si quieres utilizarlo en tu casa o negocio.

Qué es el estilo industrial

estilo industrial

 

Esta tendencia decorativa se basa en los espacios industriales. El metal, las vigas descubiertas, el ladrillo visto y las maderas sin tratar, entre otros, se juntan en perfecta armonía para crear el ambiente industrial.

En parte, esta manera de decorar sirvió para rehabilitar antiguas naves industriales y espacios antes dedicados a diferentes labores. El buen gusto, y la adaptación de materiales de alta decoración a este nuevo tipo de espacios, dio lugar a nuevas ideas, algunas de las cuales se aplicaron a viviendas, oficinas, centros comerciales y hasta hoteles.

Para lograr una decoración industrial no es necesario llevar un patrón estricto. Sin embargo, sí ha de tenerse en cuenta por lo menos alguno de los elemento que te mostramos a continuación, todo depende de si queremos dar un toque industrial a una estancia o a todo el área.

  • Espacio. Lo primero que hay que tener en cuenta en el estilo industrial es que las fábricas son lugares de techos altos y espacios diáfanos. En la medida de lo posible ha de ser espacioso y sin paredes.

  • Ladrillo visto y hormigón. Lo más parecido al interior de una antigua fábrica o almacén, es el ladrillo visto y el hormigón, cuanto más se deje ver mejor.

  • Madera y metal reciclados. La madera basta y el metal son otro rasgo identificativo del estilo industrial. Bien sean de verdad o de imitación, las vigas de madera, los conductos galvanizados y los tubos de cobre o hierro a la vista, ayudarán a lograr el efecto industrial.

  • Luz natural. Las fábricas suelen tener grandes vidrieras y techos transparentes para aprovechar al máximo la luz. Las ventanas han de ser amplias, las puertas preferentemente de cristal y ha de haber mucha luz.

  • Orden. Por último destacar el orden. Un interior decorado con estilo industrial tiene pocos muebles y apenas objetos por en medio. El espacio visual que aporta el orden es fundamental para dar este aspecto.