Cocina americana, ¿la mejor opción?

La mayoría de nosotros tenemos nuestro hogar dividido en diferentes estancias. Dormitorios, salón-comedor, cocina y baños suele ser la distribución más habitual. Sin embargo, algunas personas tienen la cocina integrada en el salón o han tirado el muro que divide a ambas estancias, es decir cuentan con una cocina americana. ¿Pero es la mejor opción? ¿Son cómodas? ¿Conseguiremos evitar que los olores a comida invadan nuestra casa? Si nos hemos planteado contar con una cocina de este tipo es posible que nos asalten diferentes dudas. En este artículo vamos a intentar resolvértelas.

Pros y contras de tener una cocina americana

Cocina americana
Cocina americana

Son muchas las razones que nos pueden llevar a querer contar con una cocina americana. Es posible que deseemos disponer de un espacio abierto porque tenemos muchas veces invitados y deseamos estar con ellos.

Es decir, cuando tenemos por un lado la cocina y por otro el salón comedor la persona, o personas, encargada de cocinar no podrá estar con los invitados todo el tiempo, ya que tendrá que ocuparse de que todo esté listo.

Otra razón muy habitual es la necesidad de contar con una habitación extra. La llegada de un nuevo miembro a la familia puede hacer que necesitemos un dormitorio más y la única posibilidad sea instalar la cocina en el salón, si contamos con el espacio suficiente.

Estos son los pros de una cocina americana:

  • Aprovechamos mejor los espacios.
  • Conseguimos que tanto la cocina como el salón tengan una mayor amplitud.
  • Fomenta pasar tiempo en familia y podemos vigilar a los niños mientras cocinamos.
  • La persona que cocina no está aislada del resto.

Contras de una cocina americana

  • Los olores a comida se esparcen por la sala y el resto de los cuartos.
  • Hay que tenerla siempre en orden,
  • Los ruidos pueden molestar.

En el siguiente artículo seguiremos hablando de este tema.